sábado, 14 de mayo de 2011

DESAHOGO



DESAHOGO.

El respeto que me merecen todos y cada uno de los participantes de la “BLUTRAIL” me han hecho esperar al momento adecuado, en el que pienso que mi comentario no afecte a la maravillosa gesta de enfrentarse a un reto de esa magnitud. Pero con el paso del tiempo la perspectiva aumenta y la euforia disminuye esto nos hace ser más objetivos y menos subjetivos, desde mi punto de vista y por desgracia este tipo de eventos tienden a institucionalizarse, comprendiendo que la organización sea demasiado compleja para asumirla una entidad privada y que la mayoría de los “voluntarios” lo son a beneficio propio, eso para mí degenera la esencia de este tipo de actividades.

Desvía el protagonismo de los deportistas.

Desnaturaliza la participación del voluntariado.

Deshumaniza la organización de la prueba.

Yo tengo presente que la colaboración de las instituciones es necesaria para el desarrollo y control de una actividad como esta, también que al ser la primera puedan quedar sin pulir algunas deficiencias, pero en lo que no puedo estar de acuerdo es que se utilice como propaganda política desde todas las instituciones colaboradoras, del despilfarro organizativo de los supuestos voluntarios y de la poca consideración para con los deportistas, a mi modo de entender hay demasiados hechos negativos de los cuales pocos somos capaces de opinar en publico, quizás estemos llegando a un punto de complacencia y desidia que no nos permite ver mucho mas que lo que queremos ver.

Siempre desde mi punto de vista y lo quiero remarcar MI PUNTO DE VISTA.

Me hago preguntas.

Bluetrail , ¿es que no tenemos en nuestro habla una expresión que defina una prueba como esta?

Corte económico, he oído alguna cifra por ahí, ¿lo que hubiese hecho cualquiera de los organizadores de carreras de montaña con ese dinero?

El corredor, ¿solo me gustaría saber que parte del presupuesto se dedico al corredor?, ( 5%)(10% )¡Qué vergüenza!.

Los premios y troFEOS. Después de tanto sacrificio, tanto entrenamiento y tanta repercusión mediática que te den una camisa y una palmadita en la espalda me parece denigrante y cuando ves el trofeo y el premio a los primeros clasificados ya es patético.

A casi todo el mundo que me conoce este comentario le puede parecer impropio de mi, dado que no suelo ser muy negativo en mis escritos, pero la verdad es que esto me supera, ese despotismo arrogante que he visto antes, durante y después de la prueba por parte de los gestores de la misma no me dejaba opción tenia que desahogarme.

Para todos los corredores y para todos los que siempre están han estado y estarán en la organización de carreras muchas felicidades y gracias por su esfuerzo.

Para los que se han pretendido utilizar en su beneficio esta situación espero que el tiempo los ponga en su debido lugar.

Añado un comentario de un amigo. Cronica de un chasco. (DEL MAR AL CIELO)

Señores del NO, hoy (15-04-2011) me he presentado, a las 22:30 horas en el muelle de Playa de las Américas con mi perra y mi número 54 para correr como hemos hecho en dos ediciones anteriores, en una gran carrera de tradición en esta Isla. Meses de entrenamiento, de ilusiones compartidas, de sacrificios, de... Uno de estos señores se me acerca y me dice: “pretende usted participar en la carrera con su perro”, ante la respuesta afirmativa me interpela “NO es posible”. “El espíritu Basilio” ¿dónde está?: el margen de flexibilidad, la aceptación de críticas, pensar en y para el corredor, valorar el esfuerzo para estar hoy aquí en línea de salida, tolerancia a otros criterios, considerar la normativa de uso de los senderos, etc. ¡Hay un perro en la carrera! estupendo, un toque de originalidad un atractivo más, el medio natural en su apogeo: fotógrafos, corredores, público, todos quieren saber más sobre la simbiosis humano-perro de esta experiencia de esfuerzo compartido. Este espíritu ha sido eliminado por los señores del NO: gestores de eventos, de parques de atracciones que saben distribuir el peso de los usuarios en sus norias inestables, de esquinas remarcadas, de ya lo entiendo pero..., de estadísticas infladas de satisfacción, de... Estos señores del NO son los peces grandes (BlueTrail) que se han comido al pequeño (CruzaTenerife). Hemos pasado del MAR de consideraciones con el corredor al CELO excesivo y de estrechez de miras. El control de las carreras de montaña ha caído en manos de predadores de masas, de votos, de gestores sin cuadriceps. Nos hemos convertido en promoción de la red de senderos, de parques nacionales, de empoderamiento y éxito institucional. Nuestro espíritu en moneda de cambio cuya evaluación se mide en gráficas de calidad. Si el espíritu Basilio no vuelve, daremos paso a la competición pura y dura. Que no se hable de disfrutar de nuestros paisajes, de recorrer nuestros senderos, de embriagarnos con su belleza, de conocer nuestro patrimonio natural. Háblese de tiempos de paso, de records, de grandes figuras que dan un aliciente a la COMPETICIÓN de señores del NO.

SALIDA CRUZATENERIFE 2008

.LLEGADA CRUZATENERIFE 2008

3 comentarios:

jose manuel león medina dijo...

OLÉ! CREO QUE NO SE PUEDE SER MÁS CLARO.
ESTOY MUY DE ACUERDO CONTIGO.

DLD dijo...

Hola Agustin, soy Ledesma es la tercera o cuarta vez que oigo o leo algo sobre la blue trail y cada vez me resulta dificil aceptar que se pueda hacer peor, la experiencia la tienen y tu lo sabes pero creo que hay demasiado interes y todas estas carreras que estan ahora se las cargaran tiempo al tiempo y solo sobrevivira la transgrancanaria, se lo que digo lo he visto y vivido en otras situaciones parecidas ya que todo el mundo se sube al carro y luego dejan en carro tirado. Saludos y eres valiente.

Javi dijo...

Creo que, como bien dices, lo peor es que ya estamos acostumbrados. Acostumbrados a que cada cuatro años nos saturen con estos artificiales lavados de cara un par de meses antes de las elecciones. Inexplicablemente, después de estar cuatro años tocándose las narices, estas maniobras les sirven para arañar algunos votos.
Cuando se retiren las instituciones oportunistas (ojalá no lo hicieran, pero me temo que es lo que hay), quedaremos nosotros. ¿Y sabes qué? Nos lo seguiremos pasando igual de bien.